Mostrando las entradas con la etiqueta Metodologías. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Metodologías. Mostrar todas las entradas

Un legado




Charlotte Mason

Charlotte Mason fue una educadora británica de la época victoriana, época en que el único método
educativo usado era el clásico, por lo que hay grandes similitudes entre ambos. Sin embargo, lo que distingue la metodología de Charlotte Mason de la educación clásica es la forma en que presenta la información y en que trata a los niños, basándose en el concepto del niño como un ser digno de respeto y no como una tabula rasa que hay que llenar de contenido. Ella misma fue educada en casa y después trabajó como educadora en varios centros. Si hubiera que resumir toda su filosofía en una sola cita, sería ésta: "la educación es una ciencia de las relaciones". Charlotte Mason daba una gran importancia a los hábitos y estaba en contra de los ambientes educativos artificialmente creados. Considera que la educación formal no debe empezar antes de los seis años; a esa edad, se empieza con una sola hora de estudio al día y va aumentando progresivamente hasta llegar a las tres horas diarias. El estudio debe darse únicamente por la mañana, y las tardes deben dedicarse al tiempo libre y a actividades útiles, tales como cocina, jardinería, costura, dibujo, deporte, etc. Su enseñanza se basa en lo que ella misma denomina "libros vivos", es decir, literatura de alta calidad, no libros de texto específicamente diseñados para el estudio ni versiones infantiles de obras literarias o de textos sagrados. Otras herramientas que utiliza, en consonancia con la educación clásica, son el copiado y el recitado (memorización), así como el estudio del arte, la historia y la geografía y el aprendizaje de una segunda lengua.


¿Quieres leer sobre más educadores que nos dejaron su legado?








1

De la teoría..




Aprendemos muchas cosas cuando estudiamos para a maestros, ya se en un profesorado o en la iglesia. No se a ustedes pero a mi me llevó un tiempo poder "aplicar" o sea poner en "la práctica" todo lo aprendido. Y una de las cosas que más me costó fue aprender a planificar la tarea del aula.

En este post espero ayudarte si es uno de tus desafíos como maestro/a

Empecemos por preguntarnos ¿qué es planificar?
En el diccionario hay muchas definiciones. Veamos alguna de ellas
*Es el proceso de establecer metas y elegir medios para alcanzar dichas metas.

*La planificación… se anticipa a la toma de decisiones. Es un proceso de decidir… antes de que se requiera la acción.

*Es el proceso consciente de selección y desarrollo del mejor curso de acción para lograr el objetivo.
¿Qué es planificar para ti? Para mí es el proceso que sigo para determinar la forma en la que haré las cosas para alcanzar mis objetivos. La planificación no siempre es explicita o está impresa en un papel. Diariamente planificamos nuestras actividades. Lo mismo sucede en la planificación de nuestra tarea con los niños. Tenemos metas propuestas. Y planificamos de que manera las vamos a alcanzar.

Ahora, la planificación es un proceso. Comenzamos proponiéndonos metas, estrategias para alcanzarlas y terminamos evaluando las mismas. Y volvemos a comenzar basados en nuestra evaluación.
Planificar implica un reajuste permanente entre metas, estrategias y logros.
Al ministrar a los niños, es importante tener la meta correcta. La meta no es cumplir con algún programa o realizar alguna actividad.
Dios tiene un propósito para cada uno de los niños que están en tu clase, en tu célula o en la hora feliz. Nuestra meta debe ser que los niños conozcan este propósito por medio de nuestra enseñanza.
Las actividades y métodos que utilizamos son las formas que tenemos para que los niños conozcan mas de Dios y de su plan para sus vidas pero no son el fin en si mismo.

Entonces ¿para qué nos reunimos?

Necesitamos saber para que hacemos lo que hacemos. Necesitamos tener METAS claras para cada grupo de niños, para ese año en particular pero necesitamos tener METAS claras sobre nuestra tarea durante todo el año.
Las metas para cada lección pueden ser
- que los niños comprendan cierto principio espiritual,
- o que los niños tengan cierta experiencia práctica con Dios,
- o que hagan cierta decisión que cambie sus vidas.

Por ejemplo:

Un principio espiritual puede ser:
- que los niños comprendan que Dios les perdona cuando confiesan sus pecados.
- que comprendan que Dios es justo (y qué significa esto de manera práctica).
- que comprendan que Jesús regresará un día para juzgar el mundo, y que vivan de acuerdo con esta verdad.


Una experiencia práctica con Dios puede ser:

- que los niños puedan expresar en oración lo que está en sus corazones.
- que los niños aprendan a alabar a Dios juntos.
- que los niños que no están en paz unos con otros, se reconcilien entre ellos.


Una decisión puede ser:
- que los niños se decidan a contar a sus amigos acerca de Jesús, en esta semana.
- que los niños se decidan a visitar a una persona enferma y a orar por ella durante esta semana.
- que los niños se decidan a entregar su vida a Jesucristo.

Es importante construir un puente entre lo que la Palabra de Dios dice y los intereses de los niños. De esa manera el niño comienza a comprender que la Biblia tiene significado para el/ ella.

Si un niño siente que las verdades de la Biblia no están separadas de su vida sino que son parte real de ella entonces estará feliz con su experiencia de aprendizaje y querrán repetirlo. La repetición es una parte natural y necesaria del aprendizaje de un niño.

Vamos a seguir trabajando sobre la planificación, ¡no te pierdas los posts!

0

Fotocopias y algo más..



¡No hay fotocopias! ¿Qué hacemos?

Todos sabemos que usar una fotocopia para colorear después de una lección nos funciona a todos. Y tal vez se haya vuelto en una de nuestras actividades favoritas.
¿Razones? Bueno, básicamente solo necesitamos copias y crayones, y por unos 10 minutos (o un poquito mas) tendremos al grupo sentado, quieto y (tal vez) en silencio.

Pero no olvidemos que los niños necesitan variedad de estrategias ya que no todos los niños aprenden de la misma manera.

Los niños recuerdan un 10% de lo que oyen
Un 50% de lo que ven y oyen
Un 90% de lo que ven, oyen y hacen

Entonces pensemos en actividades que generen experiencias que los conecten directamente con la verdad bíblica que estamos enseñando. Cuando pienses actividades para la lección trata de que involucren la mayor cantidad posible de sus sentidos. De esta manera los niños refuerzan el aprendizaje y reciben la enseñanza por mas de un medio.

Aquí te dejo algunas ideas:
  • Las artes: podemos enseñar la Palabra de Dios a través de actividades artísticas a través de las cuales los niños puedan expresarse. No se trata solo de colorear un dibujo, sino de proponer actividades artísticas que estén relacionadas con la lección.
  • La música: los niños participan con gran entusiasmo en las actividades que les permiten expresarse a través del canto. Algunas actividades son cantar en grupo, ilustrar canciones, ponerle música a algún pasaje bíblico, dramatizar canciones, armar y tocar instrumentos, etc.. Lo importante es que los niños puedan expresarse libremente.
  • La dramatización: consiste en representar una historia o situación a través de personajes. Pueden participar los maestros o los niños. Esto permite que los niños ( y maestros) pongan en marcha su imaginación, viviendo el personaje a través de la identificación de sus vivencias y sentimientos. Algunas ideas son representar historias bíblicas, representar esas historias con personajes actuales, hacer pantomima, usar títeres, marionetas, etc..
  • Los juegos: los niños disfrutan los juegos. Los juegos con la Biblia son provechosos para involucrar a todos los niños de una manera grata para que descubran y apliquen verdades bíblicas. Mentalmente el niño es desafiado a pensar, recordar, y responder con el uso adecuado de los materiales propuestos. Además participar en los juegos incrementa su destreza en interaccionar en una situación grupal como respetar turnos, ser honestos, etc..
Algunas consideraciones:
Para los niños la diversión en el juego esta en el hacer, no en el resultado de ganar o perder. Prepárate para jugar varias veces al mismo juego con los niños ya que esto les da seguridad. Explica la forma del juego de manera sencilla y clara. Permíteles que jueguen una vez como practica. Ten siempre presente la edad de tus niños y las destrezas que el juego implica al momento de seleccionarlo.

  • Juegos o actividades de memorización: estas son algunas sugerencias para tener en cuenta al momento de ayudar a los niños a memorizar la Palabra de Dios.
Los niños tienen que aprender a manejar su Biblia en forma progresiva.
No se trata solo de repetir un pasaje bíblico, sino de que pueda entenderlo, comprenderlo para luego poder memorizarlo.
Que pueda explicarlo con sus propias palabras de acuerdo a su edad.
Que pueda aplicarlo. Si esto sucede nos muestra que el niño practica lo que grabo en su memoria.

  • La narración:es una de las actividades preferidas por los niños pequeños. Consiste en el relato de historias. 
Algunas consideraciones:
Conocer bien la historia para poder contarla con naturalidad.
No repetirla de memoria, ni leyendo directamente el material, sino usando nuestras propias palabras.
Usar material ilustrativo.
Dramatizar la historia para que pueda vivirla.
Variar el ritmo de la narración según lo requiera la escena.
Acorde al nivel evolutivo de los niños.
  • Preguntas y respuestas:es un método que permite la participación de los niños y se adapta a cualquier grupo. 
Hay que tener en cuenta que las preguntas
Sean adecuadas al nivel de edad de los niños
Que no incluyan la respuesta
Que impliquen una respuesta abierta, no preguntas por un “si” o “no”
Puedan ser propuestas por los propios niños.

0

¿Por dónde empiezo?



Recordando que yo no tengo una receta ni un modelo ideal de lección bíblica escribí este post para ayudar a quienes tienen que presentar un modelo de lección.

Creo que las 3 partes más importantes en una lección serían:


1-LA PRESENTACIÓN ( o introducción)


Es comparada a la pista de despegue de un avión, sirve para captar la atención de los alumnos. Se dice que no puede haber una buena clase sin una buena introducción. Generalmente en la introducción se incluye una ilustración o se da una buena razón para que el alumno quiera estudiar la lección.

Es importante comenzar bien

Es el mejor lugar para ganar el interés y el peor para perderlo

Es la oportunidad para captar los pensamientos e involucrar en la historia.

Debe tener los siguientes requisitos: Breve, interesante y con vida

Relacionada y conectada al resto de la historia.

Planeada (después de bosquejar la historia).

Algunas sugerencias sobre la introducción:


Usa frases cortas de interés a los niños

Haz preguntas relacionadas con la enseñanza bíblica

Usa una ilustración (recortes de revista o periódico)

Explica costumbres de tiempos bíblicos.


2-DESARROLLO DE LA LECCIÓN

Es la parte principal del mensaje

Es la lista de hechos más importantes que se desarrollan en una secuencia ordenada. Puede haber dos, tres, cuatro o más eventos en una lección.

Generalmente pude ir aumentando la emoción a medida que narramos los eventos hasta el momento en que el problema es resuelto.

Los hechos deben ir en forma progresiva.

Es importante darnos cuenta de que en todas las lecciones hay un problema, el clímax es la cumbre, a donde el desarrollo de los acontecimientos nos ha llevado.

Es el punto culminante de la historia.

La solución de este problema no debe ser dada hasta el momento del clímax de la lección. Nunca la revele la conclusión al iniciar la historia para que no pierda la emoción y el interés.

Si hay varios problemas en la historia escoja el que ilustre más claramente la verdad que quiere enseñar.

El clímax debe dar fin a la acción de la historia, por lo tanto vendrá el final.


3-CONCLUSIÓN DE LA LECCIÓN


Debe ser breve.

Debe contener la aplicación general de la lección.

No debe contener material nuevo de la historia que se nos haya olvidado.



0

Un legado



Rudolf Steiner Waldorf 

La pedagogía Waldorf fue creada por el pensador austríaco Rudolf Steiner, fundador asimismo de la antroposofía, en cuyos principios basó su pedagogía. Toma el nombre de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria, ubicada en Stuttgart (Alemania) y donde, en el año 1919, se creó una escuela para

los hijos de los trabajadores. Esta escuela fue dirigida por el propio Steiner y fue la primera experiencia práctica de su pedagogía.
Toda su teoría se configura entorno a la convicción de que el ser humano es cuerpo, mente y alma y que únicamente un enfoque holístico que integre el desarrollo de los tres podrá formar personas sanas y equilibradas; tiene una pretensión terapéutica que va más allá de la pura pedagogía.
El desarrollo de la persona se divide en fases de siete años de duración. La primera, desde el nacimiento a los 7 años de edad, se centra en el desarrollo del cuerpo. Debe permitirse que el niño explore la realidad física que le rodea y que dedique mucho tiempo al juego libre. En esta etapa, se aprende mediante el juego y también por imitación.
La segunda, desde los 7 años hasta los 14, se centra en el desarrollo del alma; se aprende a reconocer y a gestionar las emociones. La imaginación es fundamental para el correcto desarrollo en esta etapa que tiene claramente un enfoque artístico.
La tercera, desde los 14 años hasta los 21, se centra en el desarrollo de la mente. El niño pasa de ser un artista a ser un científico. Aquí ya se entra de lleno en la actividad intelectual.

Así, las tres etapas se corresponden con las manos, el corazón y la mente, y se centran, respectivamente, en los valores morales de la bondad, la belleza y la verdad.

Los seguidores de esta pedagogía siguen su enfoque holístico, adaptando los métodos y materiales a cada una de las etapas del desarrollo del niño señaladas por Steiner; establecen rutinas; hacen que los niños participen en las tareas domésticas; crean sus propios libros (ya que no se usan libros de texto convencionales); no utilizan las nuevas tecnologías (ni siquiera la televisión); dan gran importancia al juego, el arte, las canciones y los relatos y, en definitiva, adaptan el currículum Waldorf a sus circunstancias.



¿Quieres leer sobre más educadores que nos dejaron su legado?



0

Un legado


María Montessori

A finales del siglo XIX, María Montessori se convirtió en la primera mujer médico de Italia. Estuvo siempre muy sensibilizada con la situación de las mujeres en la sociedad italiana, planteó la relación
entre el abandono infantil y la delincuencia juvenil y trabajó con niños que padecían diversos tipos de trastornos mentales. Se dio cuenta de que estos niños tenían unas capacidades potenciales que podían ser desarrolladas en un ambiente adecuado. Así, desarrolló su propio método educativo que aplicó en la escuela Casa dei Bambini, fundada por ella misma.

El método Montessori se basa en observar al niño para descubrir sus necesidades. Descubrió que dedicar largos períodos de concentración en una tarea significativa ayuda a sanar al niño tanto a nivel mental como físico; de ahí la importancia de que el educador respete esos momentos y no los interrumpa. Montessori no fija objetivos académicos, sino que pretende preparar al niño para desenvolverse en un mundo que cambia a gran velocidad. Por tanto, da más importancia a la adquisición de habilidades útiles para la vida que a la consecución de objetivos meramente académicos. Montessori diseña un entorno específicamente preparado para el aprendizaje, organizado según el ya popular sistema de rincones, y con sus propios materiales que son, fundamentalmente, de tres tipos: sensoriales, de la vida práctica y relativos a materias académicas. El principio fundamental que subyace a esta pedagogía es que cada niño aprende a su ritmo y a su manera y se fomenta el aprendizaje sensorial en la primera etapa de la vida del niño y el aprendizaje autodirigido a partir de los seis años. El leit motiv del aula Montessori es "ayúdame a hacerlo por mí mismo".

Los padres educadores en casa que siguen la filosofía de María Montessori, adecúan los espacios del hogar a sus principios, utilizan sus materiales y fomentan el autoaprendizaje del niño.



¿Quieres leer sobre más educadores que nos dejaron su legado?



0

No tengo una receta



Muchas personas me escriben preguntándome cuál es mi material de estudio ideal.

Cuando hablamos de material de estudio nos referimos al contenido de las lecciones, aquello que vamos a enseñar en las clases. La verdad es que creo que hay tantos materiales como gustos y preferencias.

Algunos problemas con los que me encontrado al comprar un material de estudio para niños:

No siempre los materiales existentes se adecuan a la realidad de tu grupo o al medio donde estas enseñando. A veces es difícil adaptar los temas y las actividades a nuestro grupo en particular.

No siempre los materiales existentes reflejan con exactitud nuestras doctrinas básicas. A veces los materiales son excelentes en cuanto a la presentación pero no encontramos las verdades espirituales que queremos comunicar o que estén expresadas desde un punto de vista acorde a la visión de nuestra iglesia.

No siempre los materiales existentes enfatizan lo que nuestro grupo puede necesitar. ¿Quién conocerá mejor las necesidades de los niños que el maestro que pasa tiempo con ellos? A veces los materiales traen sugerencias de temas y actividades pero tenemos que adaptarlo para cubrir una necesidad o tema especifico.

Para mi el material ideal es el que me permite adaptarlo y recrearlo de acuerdo al momento y al grupo. Por ese motivo comencé a escribir y diseñar mi propio material. Para los que lo conocen ya saben que no encontrarán una guía exhaustiva de cómo aplicarlo o usarlo ni indicaciones como "Ahora sienta a tus niños con las piernas cruzadas en un círculo y luego dí.."Hola niños"!"
JAMAS encontrarán algo así, por el contrario yo propongo una lista de actividades que pueden poner en práctica o recrear en cualquier momento de la clase. ¿Dónde dice que la hoja de actividad debe usarse al finalizar el mensaje? Y si yo quisiera proponer que iniciemos descubriendo con un código las palabras que formarán el título del mensaje y luego desde allí compartir la palabra? Acaso hay una receta? Tal vez ustedes tengan una, yo no. Y no quiero tenerla, porque creo que el hecho de mantenernos sensibles y flexibles nos permiten escoger la mejor actividad para el momento más oportuno.

¿Entonces no llevamos nada preparado? ¡Claro que sí! Debemos estar mas preparados que nunca, para poder entender el tiempo en el que tenemos que proponer una actividad.

No tengo una receta, como dije, pero si puedo darles algunas sugerencias (que para mí son importantes) al momento de seleccionar un material para tu clase son:

* Que sea de interés para los niños. Es decir que sea un tema que a los niños les interese y que puedan entender. Que relate situaciones con las que se puedan identificar y aplicar en su vida cotidiana.

 * Que sea adecuado para los niños. Hay temas que se entienden mejor en determinadas épocas de la vida. Al elegir el material tendrás que tener en cuenta la edad de los niños y las particularidades de tu grupo. El material puede ser muy atractivo pero los niños no logran entender los temas y se sienten frustrados.

* Que tenga en cuenta el nivel espiritual de los niños. Esto es un desafío si pensamos en un grupo donde no todos tienen el mismo crecimiento espiritual. Con la guía de Dios podremos adaptar las lecciones de manera que todos los niños reciban la palabra y la comprendan.


Recuerden, el objetivo no es llenar la mente de los niños con datos, sino ministrar Vida, la Vida de nuestro Señor Jesucristo, Vida que cambia y transforma.

0
Back to Top